Jueves, 10 de enero de 2008
Queensland inshore waters, pesca en estuario.

fotos.miarroba.com


Situaci?n geogr?fica y biodiversidad.

A lo largo de las costas del norte de Australia podemos encontrar enormes extensiones del litoral ba?adas por impenetrables mara?as de manglar, mangroove, tal como le llaman los locales. El manglar es un bi?topo que alberga una gran cantidad de biodiversidad, tanto animal como vegetal, y como es l?gico, los peces no iban a ser menos; de modo que en estas zonas costeras encuentran refugio y alimento gran variedad de especies, algunas de las cuales son muy cotizadas deportivamente o bien gastron?micamente. Este ecosistema se encuentra presente en el norte de ambas costas, Este y Oeste, y en toda la franja septentrional en la que se situa el golfo de Carpentaria y Arhem, territorio de los abor?genes y del manglar. Por suerte las grandes extensiones del continente australiano confieren a gigantescas zonas un aspecto agreste e impenetrable. La densidad de poblaci?n humana, muy baja, tambien favorece la integridad del manglar, ya que no recibe mucha influencia del hombre y de la tecnolog?a. En el transcurso del viaje aprendimos rapidamente que la falta de accesibilidad aventaja al pescador en cuanto variedad y cantidad de especies, pero se vuelve un impedimento pues existen zonas en las que no es posible acceder ni pescar c?modamente.
El manglar es un ecosistema influenciado directamente por el efecto de las mareas. En funci?n de las mareas, si bien se trata de pleamar o bien de bajamar, se crean unas corrientes de subida y de bajada, respectivamente. La variedad de especies de manglar es impresionante y se trata de un ecosistema presente en la mayoria de zonas semi-pantanosas de los litorales de paises tropicales y subtropicales. Curiosamente el mangle es un ?rbol que enraiza bajo el agua, en fondos de lodo y ricos en nutrientes. Sus semillas se esparcen por la acci?n de las corrientes marinas, extendiendose por el litoral y as? la especie asegura su procreaci?n. Su estructura es muy curiosa, pero en cierto modo, gracias a esa estructura de raices los manglares confieren un perfecto refugio a muchas especies de peces, moluscos y crust?ceos. Los depredadores no ser?n menos y tambien los encontramos presentes, ya sean ejemplares juveniles que utilizan los estuarios como guarder?as o bien ejemplares adultos que espor?dicamente penetran en las aguas salobres del manglar en busca de alimento. La variedad de reptiles y amfibios tambien es considerable, siendo los m?s comunes serpientes y batracios. Las aves tambien est?n presentes y podemos distinguir desde especies de bellos plumajes a ?guilas y halcones de h?bitos pescadores, mientras que los mam?feros son la minor?a en este paraje, y solo encontramos especies de peque?os marsupiales, como los possum, las ratas arb?reas, las ratas-canguro, y los murci?lagos.
El cocodrilo de agua salada o cocodrilo de estuario es el verdadero protagonista de este ecosistema, situ?ndose en lo m?s alto de la cadena alimenticia, por encima incluso de los cocodrilos de agua dulce, que tambien viven en las inmediaciones de los estuarios. El tiburon toro Carcharinus Leucas tambien penetra en estas zonas donde se fusionan el agua dulce y el agua salada, pero tambien se encuentra por debajo del cocodrilo de estuario en la cadena alimenticia. Algo que me sorprendi? mucho en mi visita a Queensland fue un peque?o recorte de diario en el que se mostraba un cocodrilo gigante devorando un tiburon toro sin aparentes dificultades.

fotos.miarroba.com


El paisaje agreste, nuestro enemigo.

Uno de nuestros prop?sitos en este viaje fue poder disfrutar, aunque fuera por un breve periodo de tiempo, de la generosa pesca que estas tierras tropicales nos ofrecen. Puesto que se trata de una isla-continente podemos escoger la modalidad de pesca que nosotros prefiramos y ademas podemos optar a pescar en multitud de ecosistemas distintos tanto de agua salada como en aguas continentales, optando a distintas especies de peces. Nuestra modalidad preferida es la pesca con se?uelos a spinning y a jigging, y nos cargamos hasta los dientes con nuestro mejor material desde Barcelona, rumbo hacia unas aguas desconocidas para nosotros y en las que las capturas nos sorprender?an con grata admiraci?n.
Nuestra primera toma de contacto con el agua fue nada m?s llegar, poco despues de liberarnos del equipaje y admirarnos con las aves tropicales y la espesa vegetaci?n de la zona, en Cairns. Obtubimos unas pocas capturas pero de peque?o tama?o. Eso nos extran?, sin embargo nos llevamos buenas impresiones con los peque?os t?nidos y car?ngidos que atacaban en superficie nuestros se?uelos, en menos de medio metro de profundidad. La ?nica pieza de considerable tama?o fuye una raya que me entr? a un jigg Amulet de 50 gramos, pero me parti? el bajo tras sacar unos metros de sedal en su primera carrera. Llevaba un equipo ligero de spinning con una acci?n de 10 a 30 gramos, un bajo de 15 libras y un carrete Shimano Exage 4000, un equipo algo ligero para una raya que aproximadamente pesaba unas 30 libras. Era de esperar que me rompiese el bajo de monofilamento del 0'30.
Nos encontrabamos en el territorio de Queensland, una tierra de contrastes en la que puedes encontrar muchos climas, desde el clima des?rtico en el interior, el clima tropical en el norte y zonas costeras, as? como zonas de clima templado, muy similar al clima mediterr?neo pero situadas m?s al sur. Nuestro plano de acci?n se situaba en la zona de influencia tropical, concretamente en pleno mes de agosto; teniendo en cuenta que estabamos en el hemisferio sur en esta ?poca el invierno austral mantiene las temperaturas m?nimas de la gran isla continente, pues agosto es el equivalente a nuestro mes de febrero. Aun y as?, las temperaturas "m?nimas" variaban entre los 25 y los 30 grados cent?grados, un clima c?lido a pesar de ser la ?poca m?s fr?a y adversa del a?o austral.
fotos.miarroba.com

Las costas australianas sufren constantemente la influencia de las mareas y tal como sucede en el Cant?brico o en la Normand?a, en el momento de bajamar quedaban al descubierto grandes extensiones de lodo y brotes de manglar, que durante la pleamar estaban hundidos por completo. En pleamar me aventur? a avanzar con el agua hasta la cintura y pod?a pasarme media hora avanzando mar adentro y el agua solo me cubr?a hasta los hombros. Eso demuestra que la plataforma continental es muy extensa y a la vez muy somera. Este tipo de costa me record? mucho a la zona del Delta del Ebro y de Valencia, y a la zona de Barbate, donde la plataforma continental es muy extensa y no aumentan los metros de la sonda a no ser que navegues bastantes millas mar adentro. El caso es que al salir del agua con los pies llenos de lodo vi un cartel en el paseo mar?timo que advert?a a la gente de la presencia de cocodrilos y de lo que ello impicaba si nos met?amos en el agua. Lo que significa que todo ese rato que estube lanzando con el agua hasta mis hombros fue un atrevimiento innecesario, ya que no me encontraba en el Ebro, sin? en el h?bitat de uno de los animales m?s peligrosos del planeta. Aun y as? mi compa?ero de viaje volvi? a cometer la misma imprudencia en otro lugar donde tambien hab?a se?ales de advertencia y de peligro. El respeto a un medio desconocido nos hizo recapacitar rapidamente y en las dos semanas que all? estubimos no volvimos a cometer tales imprudencias, pues el cocodrilo de estuario es eficaz en el cien por cien de los casos en los que su presa se encuentra a menos de 30 metros de ?l. A lo largo de esta aventura conocimos a gente local que nos ense?aron art?culos y recortes de prensa mostrando que los ataques de cocodrilo en esta zona eran el pan de cada d?a.
La zona de Cairns est? repleta de manglar y peque?os estuarios en los que confluyen afluencias de agua dulce y corrientes marinas. Por lo tanto la costa nos ofrece un paisaje agreste, poco explotado pero de muy dif?cil acceso. Si adem?s a?adimos un buen n?mero de especies de serpientes mortalmente venenosas, cocodrilos de agua dulce y de estuario y algun insecto infeccioso, este paraje es bastante peligroso e in?spito; algo muy importante en este tipo de viajes es prevenir e informarse de los peligros a los que estamos expuestos si penetramos en los maglares sin ningun gu?a y con total desconocimeinto. La poca profundidad tambien implica un serio problema a la hora de practicar spinning o surf-spinning desde costa pues los depredadores no los tenemos a tiro de ca?a. Por lo tanto la poqu?sima profundidad por una parte y el dificil acceso por otra parte nos imped?an disfrutar de la pesca desde costa en condiciones aceptables.
Comprendimos, una vez analizada nuestra primera toma de contacto con las especies aut?ctonas, que para pescar comodamente en las costas de Cairns necesitabamos una peque?a embarcaci?n. De esta manera podr?amos acercarnos a los manglares donde el acceso era f?sicamente imposible realizarlo a pie y podr?amos pescar en zonas algo m?s profundas a las que era imposible llegar desde costa.
Entre las especies que capturamos el primer d?a hab?a flat-heads, parientes de los peces-lagarto tan comunes en las islas Canarias, peces cinto (largehead hairtail ) Trichiurus lepturus, peque?os car?ngidos parientes de nuestro jurel y peque?os atunes de aleta amarilla ( yellowfin tuna ) Thunus albacares. Todas nuestras capturas fueron devueltas a su medio y su tama?o era muy peque?o. Tan solo la raya que me parti? el bajo dio la talla pero su peso y tama?o no eran compatibles con el light gear que estabamos utilizando. En la lejan?a, all? donde no llegabamos con nuestros se?uelos m?s pesados, jiggs y bucktails, observamos at?nitos impresionantes ataques en superficie de una especies de esc?mbridos y parientes de nuestro bonito(Sarda sarda).
Consultamos a unos pescadores de la zona, que amablemente nos pusieron al d?a de las t?cnicas m?s propicias y de las posibles especies que podr?amos capturar durante la estaci?n de invierno. ?stos tambien nos sacaron de dudas explicandonos que las especies que ve?amos atacar en superficie era spotted mackerel o bien spanish mackerel, parientes de nuestra caballa y del bonito, pero de tama?os mucho mayores, alcanzando f?cilmente pesos superiores a los 15 kilos. Quer?amos m?s, ten?amos toda la informaci?n necesaria y hab?amos visto la actividad de la zona, pero necesitabamos pescar con comodidad en los puntos m?s calientes. El siguiente paso fue contratar los servicios de un charter local, a buen precio y bastante prometedor.


fotos.miarroba.com

Port Douglas inshore waters

Nuestra aventura prosigui? y el mal tiempo reinante, fuertes vientos especialmente, nos impidi? realizar salidas en mar abierto as? que la opci?n de contratar un charter en el estuario de Port Douglas era muy tentadora. Port Douglas es un bonito pueblo pesquero al que acude alguna eminencia para pasar sus vacaciones, como es el caso de la familia Clinton. Se situa unos kil?metros al norte de Cairns y es uno de los hot-spots de la costa de Queensland. Aun y as? es un pueblo costero discreto y m?s bien peque?o, que conserva la est?tica t?pica del tradicional fish and chips town, con sus paradas de pescado frito y sus muelles antiguos de madera. Las afueras tienen un aspecto residencial, formadas por parcelas de casas con sus respectivos jardines.
En el mismo puerto encontramos rapidamente los servicios de m?s de cinco charters distintos, especializados en diferentes modalidades de pesca. Cada empresa mostraba sus mejores capturas en tablones de corcho repletos de fotograf?as, lo que nos animaba cada vez m?s a alquilar una embarcaci?n y empezar a pescar; la variedad de tarifas tambien facilitan al pescador la opci?n de escoger un charter a la altura de nuestras exigencias econ?micas. Tampoco faltaban los charters especializados en buceo, en snorkelling y en salidas tur?sticas. La Gran Barrera de Coral est? a tan solo 32 millas de Port Douglas y es un paraje inmejorable para los amantes del buceo, que tambien pueden encontrar muchas opciones en esta zona de Queensland.
Pero lo que m?s nos interesaba a nosotros de Port Douglas era su extenso sistema de estuarios que penetraba varios kil?metros tierra adentro. All? se fusionaban las aguas ricas en minerales y nutrientes del bosque tropical con las aguas salobres del litoral. El aspecto del agua en estos parajes es muy turbio y la visibilidad es muy reducida pues contiene abundantes elementos en suspensi?n. En definitiva, el estuario es un ecosistema muy sofisticado y con una cadena tr?fica muy bien estructurada tanto en las especies terrestres como en las acu?ticas. Y son ?stas las que m?s nos interesaban: los peces, en concreto las especies depredadoras que habitan esas turbias aguas. Nuestro objetivo, su pesca a spinning desde embarcaci?n usando equipos ligeros.
Con la informaci?n que necesitabamos ya en nuestras manos y el material de pesca necesario y bien preparado, solicitamos los servicios de alquiler de un modesto charter dedicado a la pesca en estuarios, inshore waters. Es aconsjeable disponer de un repelente para insectos tropicales pues aun siendo de d?a no nos libraremos de los michi o sand-fly, unos horrorosos insectos cuya picadura, fuertemente hurticante es fruto de sus heces y penetra en los poros m?s min?sculos de nuestra piel causando una reacci?n al?rgica en la epidermis y provocando posteriormente fiebres y mareos.
fotos.miarroba.com

Nuestros equipos eran ligeros, ca?as de spinning de acci?n 10-30 y carretes en tama?o 4000, con lineas de 10 libras y bajos del 0'25, algo m?s ligeros de los que estubimos usando nuestro primer d?a en tierras australianas. Entre lsos e?uelos m?s fruct?feros destaco los poppers de Atron y los Amulet, jiggs de la misma casa, adem?s de minows variados de Rapala y Yo-Zuri, mayoritariamente X-Rap, Mag-Minow y Cristal Minow. As? pues alquilamos una barca tipo estable con motor fueraborda y nos adentramos en el sistema de estuarios de Port Douglas. En los m?rgenes de los canales hab?a peque?os carteles advirtiendonos de los cocodrilos. Fuimos remontando el canal principal r?o arriba y ?ste se divid?a en varios afluentes, a los que era imposibvle acceder desde tierra firme pues el manglar cubr?a espesamente las orillas del estuario y se adentraba tierra adentro, formando una espesa mara?a de vegetaci?n. Cuanto paramos la embarcaci?nm ermpezamos a spinnear usando diversos se?uelos entre los que destacamos por su eficacia a los minows, jiggs y poppers.
Tras un rato sin picada alguna, quiz?s porque era aun bastante temprano, obtube la primera picada, un Giant Trevally juvenil (Caranx ignobilis), que me hizo disfrutar como un cr?o con el equipo ligero que estaba usando (una ca?a 10-30). El combate con un ejemplar adulto tiene que ser excepcional. Nos encontrabamos en la estaci?n fr?a (all? era invierno) y uno de nuestros objetivos, que era capturar algun barramundi, no pudo verse realizado. Aun y as? diversas especies aut?ctonas nos permitieron pasar una jornada bastante entretenida y variada en cuanto a especies se refiere.
Mi compa?ero Ramon captur? varias especies de Bream, una especie emparentada con nuestros sargos y doradas pues tambien se trataban de esp?ridos. Entraban sin miramientos a nuestros poppers y nos hac?an disfrutar con entretenidos combates y preciosas arremetidas a los se?uelos. Ramon se decidi? a usar algunos jiggs de Atron, los Amulet que tantas capturas nos han dado en nuestras aguas mediterraneas. En las zonas mas alejadas de la orilla habia algunas pozas de unos 20 o 30 metros de profundidad, y eran bastante sugerentes, pues intuiamos que podian albergar depredadores; y as? fue, al poco rato mi compa?ero clav? un pez cinto de largos dientes y grotesco aspecto. Tras su captura yo clav? un Mangroove Jack, un lutj?nido vinculado a los estuarios, de ahi le viene el nombre en ingl?s, y que est? emparentado con la cubera y el diabar. De la misma manera que ?stos tambien va armado con fuertes y robustos dientes, que uso para triturr los grandes cangrejos de estuario, uno de sus platos predilectos. Eso s?, es una especie muy territorial que se alimenta ademas de epque?os reptiles y amfibios y diversas especies de peces pasto que habitan este ecosistema.
La picada del peque?o Mangroove Jack fue espectacular y se clav? cercade unas raices de manglar,a las que huy? a refugiarse, obligandonos a acercar nuestra embarcaci?n al margen del maglar para dsenganchar el bajo de lineqa de unas ramas. Por suerte el pez iba bien clavado y no se solt?, permtiendonos hacerle algunas fotograf?as para documentar mejor las especies de estuario que habiamos capturado.
width="400" height="300" alt="fotos.miarroba.com"
title="fotos.miarroba.com" />

Todas nuestras capturas fueron devueltas de nuevo al agua aun y tener la talla minima que indica la legislaci?n de especies australianas. En todas las embarcaciones que estaban de alquiler se adjuntaban unos folletos plastificados describiendo las especies m?s frecuentes que se pod?an capturar y sus respectivas tallas y pesos m?nimos. Esta iniciativa la tendr?an que llevar tambien a cabo muchos de los charters de nuestro pais y la mayoria de los puestos de alquiler de embarcaciones. De esta manera se evitar?an muchas masacres de peces que no han llegado a la madurez sexual.
Las embarcaciones tambien dispon?an de una regleta para poder medir las capturas sin problemas. La captura-suelta era obligatoria con segun qu? especies, independientemente del peso y talla que tubieran. Este sistema me parece el m?s adecuado para asegurar una pesca sostenible y poder mantener en equilibrio las especies sin mermar su n?mero considerablemente.

Tras disfrutar de toda una jornada de spinning ligero nos fuimos al lodge con muy buen sabor de boca, a excepci?n de las picaduras de sand-fly, que nos irritaron parte de los brazos y piernas.
Para encontarnos en plena temporada hivernal la pesca nos depar? bastantes sorpresas y nos hizo plantearnos la posibilidad de realizar otro viaje en el futuro, pero esta vez lo realizar?amos en ?poca c?lida, en enero o febrero. Nos quedamos con ganas de pescar algun barramundi tal como comentaba lineas atr?s, pero la bravura de las especies all? presentes fue m?s que suficiente para nuestras espectativas. La variedad de especies y sus diferencias morfol?gicas en comparaci?n a nuestras especies hizo bastante atractiva nuestra experiencia. Seguro que algun d?a volveremos a esos maravilloso estuarios que se adentran kil?metros y kil?metros en la espesura del manglar. Esta fue nuestra toma de contacto con las aguas interiores de la zona litoral: nuestra siguiente experiencia la disfrutar?amos en aguas abiertas,a unas 30 millas de la costa, en la Gran Barrera de Coral Australiana, donde pudimos disfrutar pescando especies de mayor tama?o, pero de igual belleza y variedad....


Cristian Rodr?guez Fern?ndez.
Publicado por victor.N @ 14:55  | ARTICULOS MAR
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios

Fotoro di cuasimoto.

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 22 de agosto de 2012 | 19:38